≡ Menu

Apocalípticos e integrados de Pokemon Go

Eco,-apocaliptico-de-Pokemon-Go

Si a Eco le hubiera dado tiempo hubiera escrito Apocalípticos e integrados de Pokemon Go. Si no hubiera escrito ya aquél Apocalípticos e integrados. O tal vez no lo hubiera escrito porque ya no consideraba las noticias como revulsivo («No son las noticias las que hacen el medio, sino el medio el que hace las noticias y saber juntar cuatro noticias distintas significa proponerle al lector una quinta» / Número cero) ni las novedades culturales digitales como piedras angulares de progreso («Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que antes hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Entonces eran rápidamente silenciados, pero ahora tienen el mismo derecho a hablar que un Premio Nobel. Es la invasión de los imbéciles» / La Stampa). 

Si Eco escribiera de Pokémon Go repetiría que tanto apocalípticos e integrados cometen errores porque los integrados se equivocan en su defensa de la cultura Pokémon Go ya que creen que la multiplicación de los productos culturales (jugadores, comunicación corporativa o esparcimiento comunitario de cebo) es buena en sí misma y no poseen una actitud crítica; mientras que los apocalípticos se equivocan porque descartan todos los productos de la cultura Pokémon Go sólo por el hecho de que sea industrial. Creen en la posibilidad de desarrollar una cultura por fuera de su producción (sólo he reemplazado Cultura de Masas por Cultura Pokémon Go)

the explosion of pokemon go a product designers perspective

Un excelente crónica de Jenny Wanger llevando la cuestión del éxito de Pokémon Go mucho mas allá de la simple explicación de «es un juego de realidad aumentada»

Si hay apocalípticos e integrados del Pokémon Go es por algo mas que por ser un juego simple o complejo, individual o social, de realidad aumentada o simulada, repetitivo o distinto, previsible o inaudito, temporal o eternamente exitoso. Digo «si hay …» porque hay una clara presencia del concepto en el lenguaje masivo (y mas allá de los trending topics) que, aún con desconocimiento de la aplicación o de la historia de los Pokémon, resulta evidente:

Si hubo apocalípticos e integrados de Internet, del Social Media, de la cultura Mobile no debería extrañarnos este enfrentamiento que se saldará con la victoria parcial de los integrados (como siempre ocurre con la tecnología) pero con la corrupción de conceptos como víctima colateral de ese debate. Si de Internet sobrevive el concepto de ser la única red, de ser igual a tecnología, de quedar reducido a hablar de websites y redes sociales y de ser confundido con el mundo digital; donde el Social Media ha resultado una mezcla del «todos creadores donde todos compartimos» a la teoría simplista del 1-9-90 de los creadores de contenido, reescrita como Escalera socio tecnográfica de Forrester para terminar diciendo que «el Rubius nene, el Rubius es un influencer…»; donde la cultura mobile ha quedado a manos de las Apps permanentes o de moda …. ¿acaso asombra este enfrentamiento y su posterior dilucion?

Si algo puede resultar preocupante es que el profesional digital olvide la necesaria separación o alejamiento, para poder opinar sobre un cambio cultural a nivel digital. Si todo analista digital termina auto etiquetándose como apocalíptico o como integrado en la Cultura Pokémon Go pierde su sentido funcional de difundir y aumentar la cultura del medio por la subcultura del producto. Como si la cultura del Browser Internet Explorer hubiese sido la Cultura Internet, la Cultura Facebook la de la Cultura Social Media o la Cultura Apple fuese la Cultura Móvil. La Cultura Pokémon Go es sin duda un acelerador fundamental de la combinación de aquellas precedentes con la siguiente fase. Convendría separar el árbol del bosque sin caer en recomendaciones de incluir Pokémon Go en la estrategia de marketing o bien en rechazar su impacto en ésta, cuando es -en tanto comportamiento masivo, acelerante de la realidad aumentada y sub cultura móvil- una excelente oportunidad para producir esas transformaciones digitales de las que tanto hablamos y que tanto cuestan.

 

 

View all contributions by

En comunicación estratégica desde 1994 y en marketing digital desde 2001. Dirijo Incúbame, dos postgrados, doy clases en Deusto, Inesdi, UPF, Barcelona Activa, CEF y mi Academia en línea. He disimulado como presentador en TV y ejercido como portavoz corporativo. Y seguimos :) Si no fuera tan malo jugando a las escondidas, me hubiera hecho espía. Pero lucho por la comunicación con transparencia en las instituciones, con el foco en la gestión de la conversaciones en los medios sociales. +info Perfil | Twitter | Linkedin

Copyright @2008-2021 Armando Liussi Depaoli