≡ Menu

¡Es el contexto, estúpido!

Linux World Cuando hacemos comparativas, lo que obtenemos es un resultado contextual antes que uno absoluto. Comparativa o benchmark, al fin y al cabo -palabra una y concepto mayor el otro- sigue siendo una herramienta para medir el rendimiento de un sistema contra otro pero cuya funcionalidad terminó siendo absorbida por el marketing. Lo de comparativa versus benchmark viene por la sutil definición de de Mark Callaghan (gurú de Facebook’s MySQL) hablando de benchmarketing en una mas que recomendable nota de Matt Asay (en ReadWrite) sobre Linux y de porqué es estúpido combatir las comunidades Open Source.  

Benchmarketing is a common activity for many [database] products whether they are closed or open source …The goal for benchmarketing is to show that A is better than B. Either by accident or on purpose good benchmarketing results focus on the message A is better than B rather than A is better than B in this context.

Hacer Benchmarketing es una actividad común para muchos productos [base de datos] tanto si son propietarios o de código abierto … La meta de benchmarketing es mostrar que A es mejor que B. Ya sea por accidente o a propósito, los buenos resultados de ese benchmarketing se centran en el mensaje de que A es mejor que B en lugar de decir que A es mejor que B en Éste contexto

Simple, ¿no?. Las estadísticas no mienten, los datos no mienten. O en términos de planificación, centrarnos en que las fuerzas de un DAFO giran a favor y en contra de un contexto llamado Meta. Todo depende de no olvidarnos del contexto. Después si acaso, debatimos si es benchmark, comparativas o benchmarketing 😉


 

View all contributions by

Suscríbete al blog

Copyright @2008-2024 Armando Liussi Depaoli