≡ Menu

La culpa es de la tecnología

La-culpa-es-de-la-tecnologia-mandomando

Oh, Tecnología I. Aquel año 2027 se puso de moda comer caminando al mediodía. Al principio unos pocos hacían el ridículo. Luego ya se veía armada la tribu. Sin darnos cuenta, todos íbamos en caminata ensalada en mano.

Poco después una App creó una comunidad, aprovechando el tirón y se volvió global.

Los bares, los chiringuitos, los restaurantes quedaron vacíos. Eran desierto. Había sucedido lo imprevisto, lo imposible.

Luego si, vino lo que se venía venir.

Los fabricantes de taburetes de bar fueron a la quiebra. Poco a poco, eso si, mientras esperaban que todo volviese a ser como antes. Nunca sucedió (nunca sucede). Se hicieron huelgas, hubo acusaciones, hubo divisiones. Los dueños de los bares se divorciaron entre los Bares Estacionistas Intransigentes (los de toda la vida) y los Bares Progresivos Callejeros, que no eran otra cosa que bares que se movilizaban sirviendo cafés en las aceras. Luego estos se dividirían entre Baristas Progresivos Callejeros Estacionistas (ese famoso BPCE) y los Baristas Progresivos Callejeros Movilizados, facción radical esta última, que acompañaba durante horas a los transeúntes con termos y donuts. Que terminó como terminó, pero esa es otra historia.

Oh, Tecnología II. El Gobierno estaba desbordado, algo habitual en las eras de cambios tecnológicos. Y en los gobiernos.

La culpa era de la falta de respeto a las Leyes y Costumbres Aceptadas. Los que bebían café por la calle no estaban pagando por usufructo comestible urbano y los que les servían café no habían sido reconocidos como camareros baristas homologados. El Estado debería intervenir –decían unos, los de siempre- porque la calle no es para comer. Después de todo -agregaban- eso de ir caminando haciendo perder dinero a los conductores profesionales, era una actitud subversiva.

Paralelamente, se descubrió un complot de soporte de una trama de Veganos Radicales por la Tecnología (los VRT) junto con Runners Programadores Prejubilados (RPP) que habían colaborado en el desarrollo de una app preliminar. App de un empresa que para mas escándalo estaba presidida por una sobrina del Rey pero como éste no la reconocía y la app preliminar era muy cutre, el bulo perdió tirón.

A estas alturas todos sabían que debía solucionarse la situación de forma inminente.

En esos días sobrevinieron las últimas acusaciones. Los culpables son los Progresivos Callejeros Estacionistas decía un PC Movilizado mientras estudiaba como agenciarse una parada fija. ¡Mentira! ¡El problema es el bar de toda la vida que no evoluciona! -gritaba un Estacionista mientras le hacía una zancadilla a un Movilizado que corría tras un cliente. ¡Absurdo! ¡El que la ha liado es quien está haciendo negocios en la sombra! -escupía el del Barista Estacionista Intransigente mientras arreglaba pagos en B, en C y en D. Mas falso que una recomendación de Linkedin -aullaba quien Estaba Haciendo Negocios en la Sombra- los responsables son los que no respetan las tradiciones -decía mientras proponía gravar con impuestos el tomarse una siesta en verano.

Wait, dijeron Unos, ya sabemos quien realmente ha sido: El culpable, es el Otro. Y de pronto, todos estuvieron de acuerdo. Si no hubiese sido por el Otro, todo hubiera seguido como antes.

Oh, Tecnología III. Mordiéndose los labios, lentamente, se pusieron a reconstruir un Sistema Conocido de las Cosas, esperando que ésta vez, nada cambiase.

Y se volvieron a equivocar.

View all contributions by

En comunicación estratégica desde 1994 y en marketing digital desde 2001. Dirijo Incúbame, dos postgrados, doy clases en Deusto, Inesdi, UPF, Barcelona Activa, CEF y mi Academia en línea. He disimulado como presentador en TV y ejercido como portavoz corporativo. Y seguimos :) Si no fuera tan malo jugando a las escondidas, me hubiera hecho espía. Pero lucho por la comunicación con transparencia en las instituciones, con el foco en la gestión de la conversaciones en los medios sociales. +info Perfil | Twitter | Linkedin

Copyright @2008-2021 Armando Liussi Depaoli