≡ Menu

14 malas prácticas en Comunicación Corporativa y 1 buen vídeo

 

Usualmente, cuando afrontamos el presupuesto anual destinado a la comunicación corporativa solemos basarnos en el trazado de objetivos primarios y secundarios, de presupuestos previos así como de la experiencia de imprevistos, reacciones y creatividades, particularmente en nuevos medios.

Sin embargo, cuando somos acuciados por factores externos evidentes, tales como la actual contracción del consumo, solemos empezar a gritar ¡ROI, ROI, ROI!, olvidando todo lo aprendido sobre construir marca, construir empresa, construir prestigio, sembrar relaciones, escuchar al mercado y pensar en el mediano y largo plazo.

Me suelo encontrar con algunos viejos conocidos cuyas empresas han abandonado las buenas prácticas de la comunicación, sobre todo en lo que concierne a las relaciones públicas: han dejado de hablar con medios, han sobre-presionado a sus plantillas olvidando ejercicios de motivación y cooperación, evitan los foros de participación con clientes, y concentran su publicidad en el foco comercial y poco más.

Mientras tanto, 20% de la población española desconfía de la publicidad en medios tradicionales, al tiempo que más de un 80% confía en la opinión de un amigo previa a una compra.

Es corporativamente insano desconocer la relación entre marca e influenciadores / influencers (o personas influyentes o los KOLs -Key Opinion Leaders- de toda la vida) cuando estos últimos actúan mas que como periodistas, como voces representativas que afectan a la opinión pública, relacionándose en las redes sociales, donde navega, opina y consume el 60% de la población española como ejemplo.

Catorce malas prácticas y un vídeo

Un resumen y un vídeo para recordar y evitar caer en malas prácticas

  1. Demonizar a la opinión pública
  2. Olvidar oír a sus clientes
  3. Separar a sus clientes para evitar que hablen entre sí
  4. Despersonalizar la comunicaciónhablando a todos por igual
  5. Temer los Nuevos Medios (o simplemente a los Medios)
  6. Temer a lo Digital (o simplemente a los Nuevos Medios)
  7. Temer a los Social Media (o simplemente a lo Digital)
  8. Temer a la opinión del staff e interferir en su dialogo
  9. Huir de desarrollar canales internos que se auto gestionen
  10. Desconfiar de la inteligencia grupal
  11. Recurrir a acciones publicitarias puntuales en lugar de a campañas
  12. Gritar mensajes en lugar de seducir con preguntas y propuestas
  13. Hablar en solitario, olvidando que los mercados son conversaciones
  14. Enviar todos los mensajes a la vez, sin que se recuerde ninguno (ver vídeo)

Buenas prácticas

En todo caso y retomando el eje de la eficiencia, conviene tenerse en cuenta que esta debe estar puesta en lograr los medios y acciones con el mayor impacto posible; las buenas prácticas en la comunicación superan el marco de control temporal por cuanto conservar la fidelidad del cliente, el tener una reputación establecida y el alcanzar a ser una marca amada son factores que exceden el ejercicio anual.

En definitiva, se trata de cuidar la marca atemporalmente, de definir de manera realista los objetivos a alcanzar a corto y mediano plazo, y de otorgar un presupuesto estable al branding. Estas son acciones de atesorar la empresa, hacer lo contrario lleva a clamar por publicidad recién cuando se esté al borde del abismo comercial.

Si te ha gustado este post te sugiero leer:
Loved brand & masstige
Comunicación e identidad digital

View all contributions by

En comunicación estratégica desde 1994 y en marketing digital desde 2001. Dirijo Incúbame, dos postgrados, doy clases en Deusto, Inesdi, UPF, Barcelona Activa, CEF y mi Academia en línea. He disimulado como presentador en TV y ejercido como portavoz corporativo. Y seguimos :) Si no fuera tan malo jugando a las escondidas, me hubiera hecho espía. Pero lucho por la comunicación con transparencia en las instituciones, con el foco en la gestión de la conversaciones en los medios sociales. +info Perfil | Twitter | Linkedin

Copyright @2008-2021 Armando Liussi Depaoli